Discurso en mitin, 29 de enero

Discurso presentado por el Co.Francisco Hernández Juárez en el mítin realizado en la marcha del 29 de enero de 2010

Construir una fuerza unitaria es nuestro reto

México, D.F., 29 de enero de 2010.

 

Esta manifestación ocurre en un momento especialmente importante y difícil del presente en nuestro país, y será sin duda en mucho determinante para el futuro de todos los mexicanos. El momento está caracterizado por una agudización sin precedente de las contradicciones y desigualdades económicas, políticas y sociales que se han venido acumulando a lo largo de casi treinta años, que hemos sido gobernados por las políticas dictadas por el gran capital multinacional y sus socios y aliados nacionales. El deterioro creciente de los niveles de vida de la inmensa mayoría de los mexicanos, se expresa principalmente en una crisis de los salarios, del empleo, de la seguridad social, de la educación pública, en la devastación del campo mexicano y de la soberanía alimentaria, en la inseguridad pública y en un futuro por demás incierto para los trabajadores y sus familias.

 

El  modelo neoliberal ha tenido deficiencias enormes, y ha sido sin duda incapaz de resolver los problemas del desarrollo del país,  además de que ha creado nuevos problemas, más severos aún, y nuevas formas de desigualdad y de injusticia. A pesar de las cuentas alegres y del infundado optimismo de la coalición multipartidista gobernante, el modelo ha sido un fracaso en lo económico,  y no sólo colocó a México en una situación de extrema y peligrosa vulnerabilidad en el embate de la crisis financiera global, sino que nos ha hecho retroceder aceleradamente en niveles de competitividad y de productividad mundial. El modelo desplomó también los niveles de crecimiento, comprometiendo con ello cualquier expectativa de desarrollo.

 

Además del fracaso económico, el modelo ha sido también un fracaso político y social.  Una de sus grandes debilidades de origen, fue que los grupos gobernantes han pretendido en todo momento disociar la dimensión económica de lo político y lo social, de tal suerte que en ningún momento a lo largo de las últimas tres décadas,  ha existido una visión integrada del cambio democrático en nuestro país, en estas tres dimensiones.

 

Esto es particularmente importante, porque todo indica que el actual gobierno pretende repetir ese error, y las fuerzas sociales y políticas democráticas no podemos ni debemos permitirlo.    Una vez más,  el Ejecutivo ha lanzado una propuesta de reforma política que pretende ser muy avanzada, pero que no es sino una réplica de anteriores intentos de reforma política y electoral, al margen de sus correspondientes reformas económicas y sociales. Después de numerosos tropiezos, una de las grandes lecciones de la frágil e inconclusa transición a  la democracia en México es que no puede existir un cambio económico exitoso en ausencia de una contraparte de cambio político y viceversa.   No es posible plantear cambios políticos dejando intacto el modelo económico.   Más peligroso puede ser aún que esos cambios políticos estén dirigidos principalmente a legitimar y afianzar el fallido modelo económico, como ha sucedido hasta ahora.   Esto explica, en muy buena medida, por qué las contradicciones y las desigualdades se han venido acentuando, en la medida en que la economía y la política están articuladas en un mismo proyecto.

 

Es por eso que necesitamos tener muy clara la importancia del momento actual,  y el imperativo de que las fuerzas sociales y políticas democráticas nos propongamos el gran esfuerzo histórico no sólo de resistir, sino de construir  una opción distinta frente al modelo económico, social y político vigente.     Sólo puede existir un cambio político democrático en la medida en que el modelo económico se democratice también, lo que implica obligadamente retomar la ruta del crecimiento y del desarrollo mediante la distribución del ingreso, la riqueza y el poder,  y en la medida en que tengamos también un modelo social democrático, más allá de los contrapesos y equilibrios entre poderes, que construyamos un modelo de sociedad pluralista, autónoma,  multicéntrico, que termine con la arrogancia del presidencialismo, del autoritarismo, de los controles del corporativismo de la partidocracia y de los poderes tácticos. 

 

La situación del país denuncia un deterioro y una descomposición sin precedente, que se expresa también en una enorme inseguridad económica, social y política que pone en entredicho la sustentabilidad del Estado mexicano. Hoy más que nunca, no podemos perder de vista que la razón fundamental del Estado, entendido este como la conjugación del gobierno y la sociedad,  es proporcionar seguridad, cohesión, estabilidad y certidumbre a la comunidad de una nación.  Sin embargo, hoy en México es un privilegio tener esa seguridad y esa certidumbre, no sólo porque los poderes fácticos y delincuenciales amenazan y desafían día con día a la comunidad de la nación,  sino porque no existe tampoco seguridad económica, ni  seguridad en el empleo, ni certeza, ni certidumbre de un futuro mejor para la inmensa mayoría de los mexicanos. 

 

El riesgo del momento actual es que quedemos atrapados sólo en la dimensión del corto plazo, en el desgaste de discutir una reforma política al margen de la reforma económica y social,  en las trampas de condicionar esa reforma política a los procesos electorales del año y al inevitable entramado del 2012, a los juegos de poder entre grupos y de grupos dentro de los grupos, a la infinita dispersión de fuerzas y esfuerzos que conlleva no tener un programa común, una estrategia común, un destino común de cambio democrático en todas sus dimensiones. 

 

Construir esa fuerza unitaria es nuestro reto. Este movimiento no puede perderse en los laberintos de los sectores y del sectarismo corporativo.  Debemos elevar las miras a la historia, al momento crítico que vivimos, a la quizá irrepetible oportunidad de construir una nueva opción, un proyecto integral de cambio democrático, de Reforma del Estado, desde abajo y para los de abajo, del lugar de trabajo, el aula, la organización comunitaria, con los trabajadores del campo, la industria y los servicios, con los intelectuales y los jóvenes. Vayamos por un cambio firme y duradero, que recupere la dignidad del Estado en su sentido más profundo de garante de un pacto social para la seguridad, el desarrollo económico y humano, el respeto de los derechos humanos y los derechos laborales de todos los mexicanos. Las reformas parciales y aisladas son insuficientes y engañosas. No es momento de titubeos.   Convocamos al gobierno a escuchar y dialogar,  a cambiar y reorientar el rumbo del país. Nosotros lo haremos, con nuestra fuerza, nuestra movilización, nuestra voluntad y nuestra clara dimensión de la Historia.

 

“ VIVAN LAS ORGANIZACIONES DEL MOVIMIENTO”

 

“ VIVAN LOS COMPAÑEROS DEL SME, MINEROS “

 

“ VIVA MEXICO “

 

“ VIVA LA UNT “

febrero 2, 2010Enlace permanente

3 thoughts on “Discurso en mitin, 29 de enero

  1. LO MENOS QUE ESPERABA ES ALGUN COMENTARIO EN RELACION AL TRIPLE PLAY, LO ELEMENTAL Y FUNDAMENTAL PARA NUESTRO SINDICATO COMO FUENTE DE TRABAJO, PERO ESTA VISTO QUE EL MOVIMIENTO ES DE TODOS MENOS EN APOYO NUESTRO. BRINDAMOS APOYO AL IMSS, A LOS MINEROS, A LOS ESTIBADORES, A LA UNAM, AL SME, ETC. PERO TODOS ELLOS QUE AAPOYON NOSBRINDAN.
    AL CEN DEL STRM, NO LE GUSTA LA CONTRA, PERO NO SE DAN CUENTA QUE ELLOS SON CONTRA, Y CONTRA EL GOBIERNO NO SE PUEDE. TANDO SLIM, COMO FRANCISCO APOYARON AL PERDERE Y LAS CONSECUENCIAS, SON ESTAS. CALDERON NOS LA ESTA COBRANDO Y MIENTRAS NO HAYA UN ACERCAMIENTO CON EL GOBIERNO Y NOMAS NOS LA PASEMOS CRITICANDO COMO CONTRAS, NO VAMOS A LOGRAR NADA EN RELACION AL TRIPLE PLAY.
    PIENSO QUE ES EL MOMENTO DE ENTABLAR UN DIALOGO DIRECTO CON EL GOBIERNO(CALDERON) PARA QUE SE PERMITA TELMEX LA MODIFICACION AL TITULO DE CONCESION PARA PODER OFRECER EL TRIPLE PLAY, CON EL EQUIPO QUE YA TIENE PREPARADO TELMEX EN LAS CENTRALES. Y QUE YA HEMOS REALIZADO PRUEBAS DE MANERA SATISFACTORIAS.
    SALUDOS. Y EL COMENTARIO ES CON TODA LA BUENA INTENCION.
    GILBERTO ORTEGA. sEC. 2 GUADALAJARA. CTLS MANTO.

    P.D. RESULTA QUE LA UNT EN GUADALAJARA, SOLO SOMOS LOS TELEFONISTAS, LOS UNICOS QUE PARTICIPAMOS EN EL MITIN DEL DIA 29 DE ENERO, Y PREGUNTO DONDE ESTAN LOS DEL IMSS, LOS DE LA UDG, LOS DEL SIAPA,, LOS PODER JUDICIAL, ETC.ETC.

  2. EXCELENTE DISCURSO.
    NECESITAMOS ACA EN EL INTERIOR
    QUE LAS ORGANIZACIONES DE LA UNT Y EL MOVIMIENTO POR LA SOBERANIA ALIMENTARIA SE INTEGREN A ESTAS MANIFESTACIONES. AHI LA LLEVAMOS.
    A VER SI NOS ALCANZA EL TIEMPO,

  3. Esta bien el discurso, en gral. enfocado a las necesidades de todos los trabajadores y gentes del campo,pero como bien dice en su discurso lo que mas nos perjudica a todos es el deterioro del salario de la mayoria de los trabajadores,ojala se pugne mas por el incremento de altos impuestos que a todos nos perjudica.Ahora al int. del sindicato la lucha en apoyo al triple play al paqrecer estamos solos en este mov. no veo ni se comenta el apoyo con sindicatos que estan en la unt.

Los comentarios están cerrados.