Conferencia de prensa: la reforma laboral del PRI

PLANCHADA, CON LOS EMPRESARIOS REFORMA LABORAL DEL PRI: FRANCISCO HERNÁNDEZ JUÁREZ

clip_image002Esta conferencia es para fijar postura por parte del PRD sobre la iniciativa que acaba de presentar el PRI. Acompañando a nuestro compañero el diputado Francisco Hernández Juárez, quien en un momento más dará la postura por parte del PRD está también el diputado Rigoberto Salgado, el diputado Agustín Guerrero, el diputado José Luis Jaime y su servidora Diputada Leticia Quezada Contreras.

 

Palacio Legislativo, Jueves, 10 Marzo 2011 a las 14:50

Conferencia No. 213

PLANCHADA, CON LOS EMPRESARIOS REFORMA LABORAL DEL PRI: FRANCISCO HERNÁNDEZ JUÁREZ

Diputada Leticia Quezada Contreras (LQC): Esta conferencia es para fijar postura por parte del PRD sobre la iniciativa que acaba de presentar el PRI. Acompañando a nuestro compañero el diputado Francisco Hernández Juárez, quien en un momento más dará la postura por parte del PRD. Está también el diputado Rigoberto Salgado, el diputado Agustín Guerrero, el diputado José Luis Jaime y su servidora.

La postura del GPPRD es que es increíble que un año y medio se tenga suspendido el trabajo en cuanto a la reforma laboral, estemos a la expectativa de un grupo en la Cámara de Diputados. Es una reforma urgente, necesaria pero que debe tener una visión democrática, abierta, y defendiendo los derechos de los trabajadores. Le doy el uso de la palabra al compañero Hernández Juárez.

Diputado Francisco Hernández Juárez (FHJ): Gracias. Me parece que es importante que haya sido presentada esta propuesta, porque como dice la compañera Leticia, prácticamente la Comisión de Trabajo estaba paralizada porque se había acordado desahogar los puntos de acuerdo y las iniciativas en lo particular para dejar como base de la negociación y del consenso, las iniciativas que hubieran presentado las diferentes fracciones parlamentarias; ya hay una propuesta del PAN, ya hay una propuesta del PRD.

El PRI por diferencias internas, no había un acuerdo para presentar su propuesta, finalmente la presenta, y me parece que eso nos va a permitir sentarnos a discutir los términos en que deberán operar estos cambios en la Ley Federal del Trabajo.

No dejo de reconocer que hay unas señales inquietantes en relación a la propuesta del PRI, porque ya desde diciembre del año pasado, parecen tenían lista una propuesta. Incluso se agenda, y estaba lista para leerse en la tribuna pero en último momento no se leyó y finalmente se retiró la propuesta.

Unos días después, el Secretario del Trabajo comentó que los empresarios habían protestado por esta iniciativa porque incluía la semana de 40 horas; que ellos influyeron para que se retirara la propuesta del PRI, y bueno los resultados fueron elocuentes porque la nueva propuesta, ya viene excluida la semana de 40 horas. Era una de las partes interesantes de la propuesta del PRI.

Esto, además, resulta preocupante también porque horas antes de que se presentara la propuesta del PRI, quien anunció, en primer término, fue el Secretario del Trabajo quien dijo que ya estaba hablando con empresarios, el PRI y las organizaciones sindicales del PRI, y que ya tenían planchada la iniciativa.

La semana pasada, igual los empresarios fueron quienes anunciaron que esta propuesta estaba a punto de confirmarse, y los hechos otra vez confirmaron que en realidad estén tratando con los empresarios la propuesta. Eso es obvio que se tiene que tratar con los empresarios; en eso no hay nada que tenga que satanizarse, pero es distinto consensuarlo entre las organizaciones sindicales y los empresarios a sólo consensuarla con los empresarios.

La propuesta plantea la modificación de más de 200 artículos; la propuesta tiene el propósito de usar el out sourcing; este esquema de tercerización a través del cual las empresas se quitan las responsabilidades con los trabajadores y se las dejan a una empresa tercera que, inclusive, le sirve para evadir al fisco.

Ponen más restricciones al derecho de huelga y ni siquiera, por más que lo señalan, se ajustan a los lineamientos que señalan la OIT a través de sus convenios, por ejemplo, como el término trabajo decente, lo cambian el término.

De manera que la verdad, no tienen los alcances que yo en un principio había esperado, de todas maneras hay que sentarnos a revisarla con las organizaciones pero en principio, insisto, hay señales que no nos gustan y no se refleje a la hora de la negociación.

En realidad, el mundo del trabajo necesita reformas importantes, la del 31 y la del 70 ya le quedan pequeñas a las condiciones laborales que tenemos en el país. Hay que actualizarla pero realmente la estructura laboral sólo podrá ser un impulso, un apoyo para que el desarrollo del país pueda mejorar, si realmente se promueve la modernización y democratización del mundo del trabajo.

Si no se va en esa dirección, la verdad es que no va a resultar porque se ha querido hacer de una propuesta como esta una panacea que a partir de una reforma como ésta, de esta naturaleza, se va a detonar generación de empleos y que vamos a ir hacia mejores condiciones laborales.

Eso es falso. La reforma laboral puede contribuir al desarrollo del país, pero realmente lo que generan los empleos es el modelo económico, y si un modelo económico no tiene una parte sustancial el crecimiento difícilmente la reforma laboral va a contribuir lo que el programa económico debería impulsar. Si crecemos al dos por ciento anual, de dónde va a salir la generación de empleo, y cómo esa reforma puede impulsar que se pueda generar un crecimiento como el que se espera.

No es así. Me parece que sólo es para darle paso a un compromiso que sienten estos partidos por decir que van a una reforma laboral, pero no se está cumpliendo el propósito de plantearse una reforma de fondo que modernice y democratice el mundo del trabajo.

Pregunta: Esta reforma que presenta el PRI con la complacencia de las cúpulas empresariales y de los sindicatos, porque realmente para él estos dos grupos no cambian absolutamente nada, siguen con las mismas prebendas, los mismos derechos, y realmente el trabajador no se beneficia prácticamente en nada. Ayer decía Francisco Salazar que esta reforma laboral tiene que ser consensuada entre todos los partidos para que realmente tenga validez porque de otra forma no se podría decir que sí se logró el resultado que esperaban todos.

FHJ: Para cuando menos para este consenso, el que se señaló ahí, no se establecieron contactos con el PRD, no se buscó un acercamiento con la Unión Nacional de Trabajadores, de manera que por razones que me imagino no creyeron conveniente establecer un diálogo previo con nosotros para discutir la propuesta.

En efecto, el PRI tiene mucho cuidado de no tocar el sindicalismo corporativo, el sindicalismo clientelar; no se habla de democratizar la manera de cómo los sindicatos funcionen; se habla de transparentar el manejo de los recursos económicos que tiene un sindicato; se dice que depende de lo que dicen los estatutos. No es lo que dicen los estatutos; debe decir la ley, la que debe de obligar a las organizaciones sindicales a transparentar cómo manejan los recursos sobre todo el sector público que recibe el dinero del erario. Sigo pensando que tiene muchas limitaciones esta propuesta.

Pregunta: El PRD tiene ciertos compromisos con el PAN por las alianzas; entonces, ¿no se cae en una contradicción que mientras una parte están defendiendo cuestiones que van con ideas progresistas, cuando están electoralmente uniéndose al PAN, incluso ya están planteando unirse en el 2012 también.

FHJ: He reclamado mucho e insistido mucho, a nivel de nuestro grupo parlamentario, de que la cuestión electoral es una cosa y la cuestión legislativa otra. Por lo menos se los digo en mi ámbito. Si me vinieran a decir que en función de esas alianzas tengo que acordar con el PAN, acercarnos a su propuesta laboral, francamente les diría que bajo ninguna circunstancia.

Pregunta: Aunque estén apoyando al PAN, ¿no se va a modificar el modelo económico?

FHJ: Yo no sé. Aquí ni legislativamente ni laboralmente ni el modelo económico es algo que compartimos, de ninguna manera, con el PAN. De ninguna manera.

Si alguien a mí me sugiriera, por la cuestión electoral que tenemos que, en función de las alianzas, tener ciertas afinidades en ese sentido, yo las rechazaría rotundamente. Es otro nuestro proyecto, es otro nuestro propósito.

LQC: Retomando lo que comenta el ingeniero Francisco Hernández Juárez, diputado, nuestro Grupo Parlamentario en la Plenaria de la semana pasada, se discutieron estos temas sobre la postura que va a tener el GPPRD.

Se acordó por unanimidad en el Grupo Parlamentario que no se contaminarán los temas, que las agendas legislativas que maneja cada partido político serán respetadas y que nuestras agendas legislativas han sido claramente delineadas, claramente dadas a conocer, con base en la ideología del PRD.

Lo que acordamos es que no se contaminen los temas del trabajo legislativo. Inclusive, al interior del Grupo Parlamentario del propio PRD. Ahí se acordó cerrar filas e ir adelante a sacar los mejores productos legislativos.

También, ustedes saben, que hay ideologías muy claras, muy marcadas al interior de los partidos. De ahí se acordó, por supuesto, defender la ideología de nuestro partido, el PRD, en cuanto a la cuestión legislativa, en cuanto a las reformas, en cuanto a puntos de acuerdo y debates, críticas y demás; que lo hemos estado dando, que lo hemos estado haciendo de manera muy respetuosa.

Pregunta: ¿A qué se refieren en específico a señales que no les gustan sobre la palabra que uso de que están legalizando el out sourcing?

La propuesta de out sourcing que está dando el PRI, ¿la ven peligrosa, no está resolviendo el problema?

FHJ: Señales como decían los empresarios que anuncian que la reforma que se va a presentar por el PRI ya está planchada. Es decir, entonces quiere decir que lo que nos van a mandar a la Comisión de Trabajo ya está previamente acordado y simplemente nos van a utilizar como instrumento para legitimarla, pero ya se pusieron de acuerdo con los empresarios y sólo vamos a hacer aquí un ejercicio en donde realmente no se va a tomar en cuenta nuestra opinión.

Señales como la que Lozano operó con los empresarios y con un sector del PRI -creo que es importante dejarlo claro- esta propuesta y ya la tienen, como ellos le dicen, otra vez planchada y que sólo nos van a usar como instrumento para legitimarla.

El out sourcing –como ustedes saben- es un recurso que las empresas han utilizado para no tener responsabilidades con los trabajadores.

Las empresas le piden a empresas terceras “mándame un trabajador con estas características”, y la empresa no tiene ninguna responsabilidad de ni siquiera pagar el salario. Y en el momento que se quieren deshacer de los trabajadores lo hacen sin ninguna responsabilidad: ahora lo quieren legalizar. Y eso va en la dirección de continuar con el abaratamiento de la mano de obra.

Esto le cuesta menos a las empresas porque no tienen que pagar seguridad social ni prestaciones. Ahora van a ir en esa dirección. Ya estamos ubicados entre los primeros países con la mano de obra más barata del mundo.

Y se insiste que ese es un recurso para que las obras tengan éxito: tener mano de obra barata, pagar salarios bajos y ya se vio que no funciona. Para la economía no funcionan los salarios bajos porque se debilita el PIB, porque no crecemos y es necesario detener esto.

Pregunta: ¿La propuesta del PRI no resuelve esto?

FHJ: No. No resuelve. Definitivamente no resuelve.

Es, digamos, cubrir el expediente. Mandar una propuesta que diga que el PRI también está cumpliendo con su responsabilidad pero que no resuelve el problema estructural del modelo de trabajo que tenemos en el país, y que ya es francamente obsoleta.

Pregunta: Una reforma laboral, como la que se está planteando y ustedes están criticando ¿no sería suficiente motivo como para romper cualquier posibilidad de alianza electoral con el PAN?, puesto que se van a un solo gobierno de coalición y ahí tendrían que definir una política económica común.

Sí tiene que ver la reforma laboral –aunque ustedes no lo digan- con las cuestiones económicas. Claro que sí.

Diputado José Luis Jaime Correa (JLJC): En primer lugar quiero decirles que en el PRD, y en especial en nuestro Grupo Parlamentario, no tenemos ningún vínculo o ninguna actitud vinculatoria de la estrategia legislativa con la estrategia electoral de cada uno de los partidos políticos. En lo absoluto.

Nosotros vamos a solicitar a los integrantes de nuestro Grupo Parlamentario que participan en la Comisión del Trabajo, para que soliciten que se incorpore en la dictaminación las iniciativas históricas que se han presentado.

El PRD presentó su primera iniciativa integral de reforma laboral en 1998 y estaremos solicitando que ésta también sea recuperada para su dictaminación, la misma que ya presentó en este periodo legislativo el PRD por voz de nuestro compañero Francisco Hernández Juárez, será motivo de dictaminación.

Quiero decirles que de ninguna manera aceptaremos pactos de las cúpulas empresariales con grupos parlamentarios para efectos de dictaminación unilateral. Aquí no hay planchadurías legislativas y no hay nada planchado que tenga que ver con la exclusión.

Aquí nosotros pondremos por delante el interés y la defensa de los trabajadores y, desde luego, discutiendo y apoyando la consulta a otros sectores, incluidos los propios empresarios, pero no aceptaremos que de manera unilateral se impongan criterios que no beneficien a los trabajadores y a todos los implicados en el mundo del trabajo.

Pregunta: ¿Cuál es la propuesta del PRD para la reforma laboral?

FHJ: Desde luego estoy de acuerdo que la reforma laboral sí tiene que ver con lo económico pero la reforma laboral no va a cambiar el modelo económico ni va a hacer que el modelo económico genere crecimiento. Lo que genera los empleos es el crecimiento.

Entonces, la propuesta del PRD es una propuesta integral que lleva modificaciones, inclusive, a la Constitución.

México es uno de los pocos países que ha firmado los convenios con la OIT y no considera los derechos laborales como derechos humanos: un trabajador mexicano ante un abuso de autoridad no puede ir a la Comisión de Derechos Humanos a presentar su queja porque le dicen que los derechos laborales no son humanos. Y la OIT deja muy claramente establecido que los derechos laborales son derechos humanos. Entonces, por eso hay que modificar la Constitución para que tengan ese rango.

Planteamos la desaparición de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos que es absolutamente obsoleta. También tiene que ser una reforma constitucional.

Y planteamos que las Juntas de Conciliación, que son las que resuelven conflictos de los trabajadores y laborales, pasen al ámbito de lo judicial para que ya no sea el Ejecutivo juez y parte y resuelva los conflictos casi siempre de manera parcial, interesada, en contra de los trabajadores; y sean jueces de lo laboral los especialistas que resuelvan este conflicto sin la influencia del Ejecutivo.

Planteamos una reforma a la Ley del Seguro Social para crear el Seguro del Desempleo. Esa es una segunda iniciativa.

Y una tercera iniciativa son reformas de mil 100 artículos, aproximadamente, que tiene la Ley Federal del Trabajo; planteamos reformas más o menos a 500 artículos que van orientados a hacer más expedita la aplicación de la justicia y más equilibrada la aplicación de ésta para los trabajadores.

Y entre otros instrumentos pretendemos quitarle a la Secretaría del Trabajo la toma de nota la cual ha servido como una herramienta de agresión al sindicalismo.

Más o menos son tres iniciativas en estos órdenes como está planteada la reforma del PRD.

Pregunta: ¿Estamos frente a la posibilidad de que se dé otro albazo, tal como ha ocurrido con las alzas a impuestos y combustibles?, cuando ustedes ya no pueden hacer nada porque son minoría.

FHJ: Si hay esas señales que mandó Lozano de que ya está planchada –como dice mi compañero Jaime-, si es cierto como los empresarios dicen que ya hablaron con las organizaciones del PRI y ya está; y nada más la van a traer para que convalidemos, hay ese riesgo.

Yo, la verdad, siento que sería lamentable que su interés fuera sacarla a como dé lugar pasando por encima de quien sea porque, entonces, la propuesta y el rechazo va a tener que expresarse de otra manera.

A mí me parece que hay las condiciones para que en el ámbito de la Comisión de Trabajo del Legislativo, realmente se aborde este tema con el ánimo de apoyar al país, de apoyar el proyecto económico que permita que este país mejore; pero si se trata de sólo cumplir con el expediente y demostrar que porque tienen votos suficientes van a sacar cualquier ley, y más a favor de los empresarios, parece que estaríamos, más bien, en un retroceso peligroso para el país.

Pregunta: Ayer Isaías González decía que ya iban a regular las empresas out sourcing para que ya no fueran unas empresas de colocación y respondieran a las necesidades de los trabajadores, sobre todo en sus derechos laborales.

La segunda es de que también los juicios se van a agilizar porque hay alrededor de 200 mil y, que simple y sencillamente están ahí atorados.

Esto ¿es cierto o no?

FHJ: Sí. Lo trae la propuesta.

Pero los convenios de la OIT establecen con mucha claridad que el trabajo no es una mercancía. Por lo tanto, no se puede comerciar con él, no se puede legalizar que las empresas puedan terciarizar el uso de la mano de obra y establecerla como una mercancía dependiendo de que quiénes de estas empresas terceras les ofrezcan trabajos más calificados, con menos prestaciones y con más salarios.

Entonces, estará en función del mejor postor. Y las empresas muy cómodamente podrán adquirir mano de obra prácticamente sin ningún derecho para los trabajadores. Están haciendo del trabajo una mercancía y el convenio de la OIT dice claramente que esto no es posible. Están yendo, inclusive, en contra los convenios internacionales.

Y fíjense qué paradójico puede resultar para la Cámara: se acaba de legislar sobre derechos humanos; el Senado ya ratificó el acuerdo que se tomó aquí y dejó claramente establecido que los convenios internacionales adquieren rango constitucional. Es decir, tienen el mismo nivel que la Constitución.

Y la Cámara de Diputados y de Senadores acaban de acordar que, por ejemplo, los derechos laborales ya son derechos humanos y vamos con una propuesta como ésta a ir en contra de los propios postulados de la OIT. Entonces, no se justifica. No hay manera de decir que vamos a avanzar porque vamos a legalizar el out sourcing.

Es como si dijéramos que vamos a avanzar porque vamos a quitarle capacidades a los derechos de huelga: no funciona así.

Pero sí vienen esas propuestas en la iniciativa del PRI, como usted señala. Gracias.

LQC: Si no hay alguna otra pregunta, les agradecemos…que pasen buena tarde…

marzo 12, 2011Enlace permanente