POSICIONAMIENTO DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRD CONTRA EL DICTAMEN A LA INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA DIVERSAS DISPOSICIONES FISCALES

LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA

Subo a esta tribuna para expresar el voto razonado de mi Grupo Parlamentario ante las modificaciones aprobadas en la Comisión de Hacienda y Crédito Público respecto a la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

Nos parece un abuso y una burla que el gobierno mantenga una política de ingresos basada en seguir despojando de sus míseros ingresos a los contribuyentes cautivos, que son la masa de trabajadores asalariados del sector formal.

Dos terceras partes de los contribuyentes son personas físicas asalariadas que aportan el 42 del impuesto sobre la renta; de éstos, 55 por ciento reciben tres salarios mínimos o menos.

La estrategia de recaudar de este sector cada vez más empobrecido nos muestra las intenciones de un gobierno empecinado en proteger privilegios de las grandes empresas e incumplir los principios de equidad y proporcionalidad establecidas en la Constitución.

En vez de aumentar la base de contribuyentes, de atacar los regímenes especiales, de acabar con paraísos fiscales o de eficientar y transparentar la recaudación, se propone aumentar las tasas de quienes ya sostienen la hacienda pública.

El Grupo Parlamentario del PRD presentó un conjunto de propuestas para mejorar los ingresos públicos en el próximo ejercicio fiscal. En el debate que dio lugar al presente dictamen no se tomaron en cuenta; se privilegió la discusión cupular, la defensa de intereses de grupos de poder en vez del interés general.

Como en el caso de la extinción de Luz y Fuerza, se ataca a quienes menos tienen, se socializan los costos de la crisis y se protege a sectores sociales auténticamente privilegiados. Según datos de la Auditoría Superior de la Federación, entre 2000 y 2005, las principales empresas mexicanas sólo pagaron 141 pesos por concepto de IVA e ISR. Los regímenes especiales, auténticos trajes a la medida de sectores auténticamente privilegiados, de no tener las excepciones que persisten en la ley permitirían recaudar cerca de 733 mil millones de pesos, según la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En cambio, un trabajador medio, con un ingreso mensual de cerca de 10 mil pesos, debe entregar al fisco 1 mil 037 pesos cada mes y con las modificaciones a discusión se aumentará esta carga.

Al parecer los grupos en el poder esperan aplicar un mayoriteo mecánico en esta votación y tal vez en la colegisladora, confiados en que la correlación de fuerzas en el Congreso les favorece en este momento. Sin embargo, no harían mal en pensar que afuera de este recinto el descontento social, los agravios a la población trabajadora, las promesas incumplidas de cambio y de justicia social terminarán por no favorecerles y se estará creando una situación de polarización social, de mayor empobrecimiento cuyos efectos sobre la estabilidad y el desarrollo de nuestro país son incalculables.

Nuestro Grupo Parlamentario llama a un voto razonado y en conciencia sobre este dictamen, esperando que la conciencia cívica y patriótica de los integrantes de esta Asamblea prevalezca sobre los intereses y los privilegios que están llevando a nuestro país a una situación insostenible.

Archivo para impresion (PDF) click aqui

octubre 26, 2009Enlace permanente