Intervencion en el 75o. aniversario de fundacion del IPN.

 

PONENCIA DE DIP. FRANCISCO HERNANDEZ JUAREZ EN LOS FESTEJOS DEL 75º ANIVERSARIO DE LA FUNDACION DEL IPN.

 

El instituto tiene una invaluable y reconocida aportación al desarrollo del país, preparando a los mas importantes cuadros profesionales, de investigadores y de científicos con los que cuenta, lo que permiten hablar que el país ha avanzado y consolidado su infraestructura, su industria, y muchos de sus servicios indispensables, con lo que los mexicanos hemos logrado, con la aportación de todos, una cierta modernización y transformación económica, en muchos sectores prioritarios y estratégicos.

Modernización y transformación económica que a pesar del esfuerzo y aportación de todos los egresados del ipn no hemos logrado cambiar las condiciones de atraso y desigualdad que aún persisten en nuestro país, y que sufren millones de mexicanos, con las secuelas de pobreza y de marginación en las que viven cerca del 50 %de la población.

Es de todos conocidos el compromiso y participación que los egresados del ipn tienen para ser parte activa del cambio que nos permita atemperar las enormes desigualdades en la cual se debaten los mexicanos.

Nuestro esfuerzo y dedicación tendrá que volcarse para enfrentar el reto y el desafío de vencer los obstáculos que impiden alcanzar un crecimiento económico alto y sostenido, como opción para disminuir las diferencias y las contradicciones del desarrollo económico, cuyos efectos más lacerantes se recaen sobre amplios sectores de la población.

Que son según nuestra opinión, el resultado de la aplicación de lo que llamado como el modelo neoliberal, que ha profundizado las diferencias, pero cuya reversión solo lo podremos lograr si durante los próximos años podemos capitalizar el esfuerzo, la imaginación y la iniciativa de todos los mexicanos para abrirnos paso al desarrollo y salir paulatinamente de la pobreza

Reconocemos que la decisión y la visión del Gral. Lázaro Cárdenas para, fundar hace 75 años, una institución pública, de educación y formación de los recursos humanos abierta a todos los mexicanos, gratuita, laica y de vocación eminente mente técnica, dedicada a las ingenierías al desarrollo científico y tecnológico.

Fue un enorme acierto, pero las actuales condiciones del país exigen continuar con nuestro esfuerzo para lograr romper con la desventajosa incorporación subordinada de nuestro país al mundo, y la búsqueda de un modelo de desarrollo que desmantele el modelo neoliberal.

Nuestro país tiene también que enfrentar el reto que significa la globalización, en condiciones desfavorables, que demandan vencer nuevos e inéditos paradigmas, resultado de la eliminación de las barreras comerciales, la liberación creciente del comercio, la regionalización, la desregulación económica, mayor capacidad y eficiencia en el transporte, las telecomunicaciones y la informática La economía mundial se ha transformando en estos últimos años, creando productos y servicios con una alta aportación de conocimiento.

La globalización ha creado mercados globales tanto financieros como productivos, por encima de los estados nacionales o de sus mercados internos.

Las finanzas y el consumo es ahora mundial, lo que produce una oferta de productos y servicios de mayor valor agregado a nivel planetario cada vez más competitivo y a mejores precios.

Pero los actores fundamentales en el proceso de globalización y los principales beneficiarios son las empresas multinacionales, las cuales maximizan sus beneficios al mundializar su actividad y diversificar su producción.

El escenario mundial vive un proceso de competencia, desigual, donde la gran mayoría de las empresas domésticas no pueden competir ni sobrevivir frente a las empresas multinacionales, hecho que ha concentrado la producción en pocos protagonistas cuyas prácticas son, por lo general, sin reglas, y en ocasiones sin escrúpulos.

Un factor clave para tener éxito como país en la Globalización es la exigencia de una mejor y permanente formación y capacitación de los recursos humanos, sin los cuales no podrían lograrse crecientes aportes de conocimiento y valor agregado a los productos y servicios.

Desafortunadamente, sólo en algunos países es donde se concentra el saber y el conocimiento suficiente para aplicarlos a favor de sus economías. Sólo en esos pocos países cuentan con instituciones de investigación para innovación, y son capaces de la creación de nuevos productos y servicios.

Desafortunadamente se ha establecido a nivel mundial una división internacional del trabajo, donde la mayoría de los países se dedican a la producción de lo que se ha llamado: maquila y ensamble, que requiere de una intensa utilización de la mano de obra y el pago de bajos salarios que nada tienen que ver con el diseño y conceptualización de los productos, los que se realizan en las matrices de las empresas multinacionales, que se concentran en los países industrializados, conformando nuevos sectores, produciendo nuevos productos, creando nuevos servicios en realidad creando una nueva economía.

La creación de esta nueva economía es el resultado de una sociedad del conocimiento, cuyas experiencias más exitosas a nivel mundial, son las que tienen como práctica, la creación de cuadros profesionales en el mayor número posible y con la más alta especialización, esforzándose para propiciar las condiciones de una mayor eficiencia educativa, aportando por parte del Estado, todo lo indispensable para lograr las condiciones necesarias para consolidar la preparación de estos cuadros.

La inversión en investigación y desarrollo, tiene una aportación creciente en la competitividad de los países, su contribución es cada día más importante en el crecimiento del producto per cápita.

Se conocen diversas experiencias en el mundo, de países o regiones que han establecido políticas públicas para alcanzar mayores avances, especializándose en la investigación e innovación tecnológica, en determinados sectores de la nueva economía. México tendría que definir una estrategia, para determinar prioridades, así como los sectores o cadenas productivas con ventajas productivas o competitivas, o en su caso determinar las estratégicas, cuyo aporte al desarrollo fueran determinantes para el país. Solo de esta manera se puede lograr capitalizar avances y así estimular y propiciar sectores de alta competitividad.

Reconocemos que las Tecnologías de información y Conocimiento (TIC) pueden ser un instrumento sin precedentes de apoyo para salir de la pobreza y alcanzar niveles más elevados de desarrollo.

Es imprescindible determinar las acciones para cerrar la llamada brecha digital para continuar construyendo la Sociedad de la Información y Conocimiento, en un país como México, donde persisten amplios sectores de la población con limitaciones en el acceso a las infraestructuras de información como Internet, toda vez que, no cuentan con los recursos, ni las necesidad productivas o laborales, y menos aún con los medios adecuados o de disponibilidad para acceso a la información y la utilización más intensa de estas nuevas tecnologías.

Desafortunadamente las políticas públicas instrumentadas hasta el momento, son insuficientes, dispersas y no acometen la problemática desde una perspectiva global. Es necesario abandonar concepciones limitadas de este sector que lo tratan de forma aislada, sólo como mercados, que se encuentran separados, que corren aparentemente en forma paralela. No se pueden concebir a las telecomunicaciones, al entretenimiento y su transmisión en todas sus modalidades, especialmente con la televisión por cable, el internet con la transmisión de datos e imágenes a la de contenido en todas sus posibles manifestaciones, como sectores separados.

Lo que se ha gestado, es un cambio profundo con la convergencia, que exige un esfuerzo sistemático que recupere las experiencias más valiosas y significativas en el mundo, para procesar las mismas e integrar propuestas de políticas públicas y de mercado, para el fomento y universalización que repercuta en una mayor penetración en todos los sectores productivos, en los servicios, en la educación a todos sus niveles y modalidades, en el mundo laboral o cultural y social de nuestro país.

Es indispensable la integración de las políticas públicas que fomenten y consoliden el desarrollo de la convergencia, que detone a las tecnologías de la información, que impulse significativamente la creación de los contenidos, considerando a éstos como base y sustento del conocimiento, que establezca la conectividad necesaria para llegar a todos los rincones del país e incorpore a todos los sectores de la población, logrando así su asimilación y apropiación en el uso de estas nuevas tecnologías.

El gobierno federal debe abandonar las políticas públicas que solo favorecen a las fuerzas del mercado confiriendo a estas el mayor peso del desarrollo, ignorando que el tamaño del mercado es una de nuestras principales limitantes. No se puede lograr automáticamente que más de la mitad de la población que se encuentra al nivel de la pobreza y en la marginación, el acceso a estos nuevos instrumentos.

Se concibió que era necesaria la liberación de los mercados de las telecomunicaciones y la regulación de la competencia, que de esta manera se podía lograr la expansión de la red y la prestación de los servicios sin necesidad de aplicar financiamientos o estímulos para el sector, demostrado que todos los jugadores del sector demandan subvenciones, garantías o transferencias de segmentos de mercado para lograr viabilidad comercial en el largo plazo.

Compañeros y compañeros:

El ipn en este 75 aniversario tiene como reto su fortalecimiento y mejorar su funcionamiento, calidad de enseñanza, su capacidad para investigación científica y tecnológica para ser parte actuante y participativa, de este cambio que exige nuestra sociedad para recuperar la iniciativa y nuestra capacidad de dirigir y encauzar nuestro proceso de desarrollo.

La problemática del atraso y marginación de amplios sectores de la población tiene su origen en causas estructurales y se han convertido en enormes retos para el desarrollo que exigen respuestas multisectoriales que ataquen los obstáculos estructurales, solo con ello se puede atemperar las profundas contradicciones y detener el deterioro social.

Se requiere de una estrategia de política económica de amplio espectro que recupere la iniciativa, del Estado Mexicano y de de la sociedad misma, con políticas deliberadas hacia el fortalecimiento de la innovación científica y tecnológica, la conectividad, la educación a todos los niveles, y la incorporación de los sectores más atrasados de la sociedad a una dinámica cambio y transformación.

México necesita aumentar la cobertura y mejorar la calidad educativa desde la primaria hasta el postgrado, es indispensable abatir el rezago, la deserción, el analfabetismo e incorporar al sistema educativo nacional, a los sectores de la población que se encuentran marginados de él y de la dinámica de un empleo que demande su capacitación y preparación laboral en estos rubros. Exige asimismo de la capacitación de los docentes en las TIC’s.

México exige fortalecer su entramado institucional para crear condiciones que incentiven y estimulen la inversión nacional y extranjera en alta tecnología, por lo que necesita de una alta inversión en infraestructura a todos los niveles, claridad en la política de transferencia tecnológica, políticas de investigación y desarrollo y reformas profundas en el sistema educativo.

Creación de un sistema nacional que impulse la innovación y la inversión en la investigación y desarrollo tecnológico, fortalecer e incentivar la producción de bienes y servicios con alto aporte tecnológico. Realizar un análisis y perfil de nuevas empresas (incubadoras empresariales) y establecer condiciones para fomentar la incorporación de nuevos emprendedores con estudios profesionales que redunden en la creación de nuevas empresas vinculadas a las TIC’s.

El sólo incremento de banda ancha tiene un efecto a nivel global en las economías, y se ha demostrado que las empresas que mejor aprovechan las tecnologías de la información y comunicación, tienen tasas de mayor crecimiento. La economía del conocimiento se sustenta y se fortalece con la infraestructura del TIC (banda ancha), dado que el acceso, uso y adopción de telecomunicaciones generan ganancias económicas para las empresas y la economía en general.

Las estadísticas demuestran que México cuenta con una baja penetración de banda ancha, lo que demuestra la segregación social y económica causada por una brecha digital y analfabetismo de amplios sectores de la población.

Se considera que la reducción de la brecha digital, no se puede reducir sólo con el estímulo a una mayor competitividad en la prestación del mercado de los servicios. Es necesaria una estrategia política que contemple el desarrollo multisectorial y asuma un carácter prioritario para el desarrollo nacional.

mayo 27, 2010Enlace permanente