CONTROVERSIA CONSTITUCIONAL CONTRA TRANSICIÓN A TELEVISIÓN DIGITAL.

El 2 de septiembre de este año se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto por el que se establecen las acciones que deberán llevarse a cabo por la Administración Pública Federal para concretar la transición a la Televisión Digital Terrestre.

Este acto del Ejecutivo establece acciones para concluir las transmisiones analógicas entre 2011 y 2015. El decreto modificó el Acuerdo por el que se Adopta el Estándar Tecnológico de Televisión Digital Terrestre emitido en 2004.

En realidad el decreto de Calderón sólo adelanta la transición o “apagón analógico”, pues había sido fijada en 2021.

El decreto comete una serie de irregularidades o vicios jurídicos que han sido señalados por especialistas y legisladores y que constituyen la materia de la controversia en discusión.

En primer lugar, ambos decretos no definen las reglas y condiciones de autorización de autorización sin determinar si la digitalización significará más canales para los actuales concesionarios o si se abrirán nuevas alternativas para otros proveedores de señal. Esto es lo que no se define en el decreto, cómo se otorgarán estas nuevas concesiones, lo que es fundamental en un mercado tan altamente concentrado, como es el de los medios de radiodifusión.

Con el decreto puede abrirse el mercado al haber un mayor espectro pero sin el decreto no lo define, quedan abiertas las condiciones para una mayor concentración de la señal y no se dice cómo ni a través de qué se puede aspirar a una mayor diversidad de señales.

En segundo lugar, la transición implica dotar a los hogares de televisión o antenas que permitan la recepción de señales digitales. Para esa dotación se fija a la SEDESOL como la dependencia que haría esa distribución; el uso en tiempo de elecciones de esta dotación contraviene la prohibición expresa de que se usen con fines clientelares programas como éstos. Además, en el proyecto de presupuesto para 2011 no están previstos recursos para esta distribución de apoyos para la conversión ya que sólo uno de cada nueve hogares en el país está en condiciones de recibir este tipo de señal.

Convertir en clientelar un avance tecnológico constituye una auténtica perversión del gobierno; algo sin precedentes. Sería deseable en vez de crear un programa de subsidios acordar con instituciones de educación superior y empresas la fabricación de los decodificadores con materia prima y mano de obra nacionales.

En tercer lugar, la apertura de señales debe garantizar mayor calidad y pluralidad en los contenidos. Esto se omite en el decreto. Si se mantiene en la opacidad y en la tranza la entrega de concesiones a los poderes económicos, el patrimonio de la nación del que forma parte el espectro radioeléctrico será otorgado a los aliados del grupo en el poder y será una oportunidad de dar voz e imagen a la pluralidad y riqueza de la sociedad, a los contenidos nacionales y educativos a los que la mayoría de la población no tiene acceso.

Cuarto. La transmisión digital permite la convergencia de varios tipos de señal a través de un mismo canal. La Suprema Corte determinó en 2007 que las concesiones deben otorgarse para usos determinados. El decreto no señala cómo se van a tratar las concesiones de los servicios adicionales.

octubre 14, 2010Enlace permanente

Intervencion en la tribuna: Oct. 7

El Presidente diputado Jorge Carlos Ramírez Marín: (…) Diputado Hernández Juárez, hasta por 5 minutos tiene usted el uso de la palabra.

El diputado Francisco Hernández Juárez: Me ha sido encomendado por la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática expresar nuestro respaldo a este punto de acuerdo presentado aquí por el diputado Navarrete Prida.

Me parece que es importante que la Cámara de Diputados tenga claro lo que esto significa. México, en general, en el ámbito de las comunicaciones está atrasado en relación al resto del mundo; para que ustedes tengan una idea, los japoneses en este momento están iniciando el manejo de anchos de banda de 110 megas. En el mejor de los casos, si logramos salir del estancamiento en el que está sumido el ámbito de las comunicaciones, en México empezaremos a manejar anchos de banda de 10 megas. El atraso frente a los países desarrollados en anchos de banda es gigantesco.

El año pasado los norteamericanos dieron el paso ya del apagón analógico y en este momento nadie en Estados Unidos puede recibir la señal de televisión abierta si no tiene televisión digital.

Me parece que es absolutamente necesario que México tome las medidas necesarias para cerrar la brecha digital que tenemos frente al mundo y en esencia, que el gobierno mexicano quiera adelantar el apagón analógico parece una medida adecuada, pero lamentablemente, la manera como se instrumenta, es pasando por alto las competencias de los diferentes ámbitos de este país.

De manera que no puede uno dejar de sospechar que la manera como lo están haciendo es para incidir en el proceso electoral. Curiosamente los recursos que se van a utilizar para implementar este proceso se van a canalizar a la Secretaría de Desarrollo, para que estos aparatos que van a permitir implementar el proceso puedan ser utilizados en el transcurso del año próximo.

Eso me parece que no está ayudando en nada a permitir que esta operación se pueda hacer a la brevedad posible.

Me parece que esta propuesta del diputado Navarrete Prida cumple con el propósito de precisar los términos en que debiera hacerse esa operación, porque debe quedar claro, una vez más lo decimos, que no estamos en contra de ninguna manera en que este adelanto se dé, pero tiene que ser instrumentado de manera legal, porque el ámbito de las comunicaciones refleja de manera puntual la manera como el gobierno hace las cosas en este país.

Estuvimos el día viernes en la comparecencia del secretario de Comunicaciones. Todas las fracciones se pronunciaron para que se respete la decisión que había tomado un juez de que no se diera la concesión de este espectro de frecuencias que se habían licitado para Televisa, hasta que no se resolviera en los tribunales si era o no correcto la manera como se había procedido la licitación 21, en relación a la Secretaría de Comunicaciones.

En la comparecencia del secretario de Comunicaciones, nos dijo claramente que no iba a dar esa licitación, hasta que no tuviera una decisión definitiva de los jueces en relación a ella, y resulta que nos estaba a nosotros comentando eso en la comparecencia y ya había tomado la decisión de entregar esa concesión a Televisa, pese a que sí tenían la comunicación de que no debería hacerlo.

Esta controversia puede significar la diferencia en hacer que el gobierno cumpla la ley o siga actuando como hasta ahora, como vasallo de una televisora pensando sólo en sus problemas electorales. Muchas gracias.

octubre 14, 2010Enlace permanente